miércoles, 20 de febrero de 2013

BATALLA DE SALTA - MARTINA SILVA DE GURRUCHAGA

BICENTENARIO DE LA BATALLA DE SALTA. ANTECEDENTES Y CONSECUENCIAS
PRESENCIA DE Martina Silva de Gurruchaga

Autores: Prof. Ricardo Lopa
                Alicia N. Rodríguez   

No se puede hablar aisladamente de la Batalla de Salta (20/02/13) sin mencionar el antecedente nacional e independentista que le cupo al Gral. Belgrano con la creación de  la Bandera, El Éxodo Jujeño y la Batalla de Tucumán.

27 de Febrero de 1812. Creación de la Bandera

Ese día el Gral. Belgrano estableció dos baterías de artillería (“Independencia” y “Libertad”, nombres que muestran su ideario) en ambas orillas del río Paraná, próximas a la entonces pequeña población conocida como Villa del Rosario (la actual ciudad de Rosario). En esa misma fecha, hacia las 18:30 hs, y en solemne ceremonia, Manuel  Belgrano dispuso que fuera por primera vez enarbolada una bandera de su creación (se presume que de dos franjas horizontales, blanca la superior y azul celeste la inferior) “Este será el color de la nueva divisa con que marcharán al combate los defensores de la patria". (13 de febrero de 1812)
Y flameó en el heroico Éxodo del pueblo Jujeño (23/8/12) y en las grandes victorias de Tucumán (24-9-1812) y Salta (20-2-1813).

23 de Agosto de 1812. Éxodo Jujeño

Estando el Gral. Belgrano en Jujuy, como General en Jefe del Ejército del Norte, en julio de 1812, se produjo una gran avanzada realista, que amenazaba destruir totalmente lo poco que se había ganado a fuerza de sacrificio y coraje.
Fue necesario recurrir no sólo al patriotismo, sino a la abnegación de los criollos. La orden de Belgrano fue terminante: no debería quedar nada que fuese de provecho para el adversario, ni casa ni objetos que fueran de utilidad, ni alimentos. El 23 de agosto de 1812 el ejército patriota a las órdenes del Gral. Manuel Belgrano comienza el heroico ÉXODO DEL PUEBLO JUJEÑO en dirección a Tucumán. Ante la inminencia del avance de un poderoso ejército español desde el norte al mando de Pío Tristán, el 29 de julio de 1812, Belgrano emite un bando disponiendo la retirada general. La orden del general era contundente. Había que dejarle a los godos la TIERRA ARRASADA: ni casas, ni alimentos, ni animales de transporte, ni objetos de hierro, ni efectos mercantiles. Lo que no podía ser transportado a lomo de mula, de caballo o de burro, debió ser quemado.

24 de Setiembre de 1812. Batalla de Tucumán

Belgrano, en razón del sacrificio efectuado por el pueblo jujeño, lo hizo depositario y guardián de la “Bandera Nacional de nuestra libertad civil”, puesto que, gracias a ese esfuerzo supremo, fue posible ganar las batallas de TUCUMÁN, el 24 de septiembre de 1812

20 de Febrero de 1813. Batalla de Salta

Parte del Gral. Belgrano de la Batalla de Salta.


Después del triunfo en Tucumán, Belgrano y su ejército persiguieron a los realistas hasta SALTA.
Martina Silva de Gurruchaga, dama salteña, hospeda a Belgrano en su casa de Los Cerrillos.
Su esposo José de Gurruchaga, ministro de la Real Hacienda de Salta, rico comerciante dona el paño azul para la confección de los uniformes. Doña Martina junto a un grupo de damas armaron y equiparon a una partida de paisanos. En vísperas del 20 de febrero penetró en el campo de Castañares al frente de sus hombres descendiendo por las lomas de Medeiros, al llegar hizo entrega al Gral. Belgrano de una bandera bordada por ella. 

Allí consiguieron la victoria el 20 de febrero de 1813. La rendición incondicional de los realistas garantizó el control del gobierno rioplatense sobre buena parte de los territorios del antiguo Virreinato del Río de la Plata, aseguró la región y permitió a los patriotas recuperar, provisoriamente, el control del Alto Perú.
Belgrano otorgó a Doña Martina el título de Capitana del Ejército Patriota, obsequiándole un manto de seda con la leyenda “A la benemérita patriota Capitana del Ejército doña Martina Silva de Gurruchaga”

Como premio por estas hazañas, la Asamblea del Año Trece, reunida en Buenos Aires, premió a Belgrano con 40.000 pesos oro. Manuel Belgrano no quiso el premio para sí. Ordenó a la Asamblea que TODO ESE DINERO SE DESTINARA A LA CONSTRUCCIÓN DE ESCUELAS. Estas debían levantarse en Jujuy, Salta, Tucumán y Tarija. Esta última ciudad está hoy en Bolivia, pero en aquellos años éramos una sola Patria Grande. Ese era el proyecto de los Libertadores. Con el pasar de los años, los gobiernos fueron usando EL DINERO para cualquier otra cosa. La escuela de Jujuy tardó 191 años en inaugurarse.


Fuente: D. B. Tregini Zerpa “El éxodo jujeño”. Manuel Belgrano. Los ideales de la patria. Buenos Aires, Instituto Nacional Belgraniano de la República Argentina, 1995, p. 57. El Historiador (F.Pigna) Lily Sosa de Newton “Diccionario Biográfico de Mujeres Argentinas”



Principio del formulario

Final del formulario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada