sábado, 28 de febrero de 2015

PERSONALIDAD DEL MES

ADOLFO BELLOCQ (Buenos Aires, 2 de marzo de 1899- 29 de julio de 1972) 














Se destacó como grabador y xilógrafo, aunque también fue pintor de caballete.

Autodidacta, realizó aprendizaje de práctica técnica en su adolescencia y luego viajó a Europa. 
Fue jefe del taller de grabado en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova desde 1928 y profesor de grabado en la Escuela de Artes Decorativas de la Nación.
En el año 1931 organizó la Primera Exposición del Grabado Argentino.
Entre los premios recibidos se encuentran: Premio ¨Único del Salón Nacional de 1929 y Medalla de Plata en la Exposición Internacional de París de 1937.
Perteneció, junto con Facio Hebequer, Abraham Vigo, Agustín Riganelli y José Arato (por nombrar los más destacados) al grupo “Los Artistas del Pueblo” (antes llamado “Grupo de Barracas o “Grupo de los Cinco”). Grupo que tuvo una profunda actividad -no siempre reconocida- en el escenario de las artes plásticas de las primeras décadas del siglo XX. Y esa actividad como grupo se traduce en un profundo compromiso con la formulación de un arte político (con un gesto claramente popular) y un enfrentamiento a “las políticas del arte”.
Hacia 1919 Facio Hebequer, nuclea a  jóvenes interesados por la escultura (Riganelli), la pintura (Vigo, Quinquela Martín y Arato), el grabado (Bellocq), y la música (Juan de Dios Filiberto y Enrique Santos Discépolo) en su taller, ahora, de Parque de los Patricios, pudiendo entenderse a ese grupo como uno de los antecedentes del “GRUPO BOEDO”, por su definición en favor del arte social. Grupo Boedo, al que se van a integrar éstos artistas, entre los que se encuentra. Adolfo Bellocq.


En el año 1922 ilustra con 45 grabados la novela “Historia de Arrabal” de Manuel Gálvez. La novela narra una historia de prostitución, mala vida, y drama personal en las clases obreras de la ciudad en su época de expansión a causa de la inmigración europea. Cuenta también acontecimientos diarios del barrio de La Boca y de la Isla Maciel. De reducido tamaño, estos grabados sin embargo muestran el ojo realista del creador, su maestría del medio y su aptitud para dibujar luz y sombra.


De especial relevancia son sus ilustraciones para el Martín Fierro, realizada en 1930 bajo los auspicios de la “Asociación de los Amigos del Arte” en las prensas de Francisco Colombo.
Asociación Amigos del Arte” en las prensas de 
Francisco A. Colom bo.






Bellocq compuso y grabó en quebracho largo de fibra las ilustraciones grandes y en peral de cabeza las viñetas e iniciales. Julio Noé cuido el texto y Eduardo J. Bullrich ordenó la estructura y composición tipográfica. Se imprimieron 400 ejemplares para bibliófilos en papel Perusia de tina, numerados y firmados por el grabador y el impresor.
Además se imprimieron 2000 ejemplares para una edición popular, sobre papel “Tribunita”, que por ser un papel económico no permitió conservación adecuada a través del tiempo.
Adolfo Bellocq figura entre los grabadores más destacados de la Argentina. Creó muchas obras de crítica social en los años 1920 - 1930, adecuando las influencias de Kathe Kollwitz y Frans Masereel a la realidad argentina.
Fuentes:
www revistadeartes.com.ar
grabados.org
www.museodeldibujo.com
“Anotaciones marginales sobre “Viejos desesperados” de Adolfo Bellocq. Ignacio Soneira (UBA-UNSAM)


OTRAS ILUSTRACIONES para" El matadero" de Esteban Echeverría




















Ricardo Lopa. lopa_ricardo@yahoo.com.ar


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada