miércoles, 2 de diciembre de 2015

PERSONALIDAD DEL MES

ANTONIO SASSONE. 

MAESTRO ESCULTOR ITALO-ARGENTINO CON RAICES EN LOS BARRIOS DE BOEDO Y ALMAGRO

Autor: Aníbal Lomba



 Fue sin duda alguna uno de los más importantes artistas plásticos que ofreció el país a la comunidad internacional. El 19 de diciembre de 2009 se conmemoró el 103 aniversario de su natalicio, con una deuda enorme de nuestro país cual fue la de no poder concretar, en oportunidad del Centenario de su natalicio, la proyectada exposición retrospectiva de su obra  en las salas del Palais de Glace, auténtica joya arquitectónica convertida en el Palacio de las Artes, luego de distintos destinos a partir de aquel original de 1910 que le dio nombre al lugar: Palais de Glace, Palacio de hielo, ya que albergó en ese entonces una importante pista de hielo construida para las familias pudientes del Primer Centenario.
     Como ocurrió en distintas oportunidades en nuestro país, los gobiernos se sintieron dueños y los destinos variaron según las circunstancias.
Tiempo después fue convertido en un salón de baile, por donde pasaron muchas de las grandes orquestas de tango de la década de 1920.
    En 1931 el Municipio de la Ciudad cede el predio al Ministerio de Educación y Justicia de la Nación, que lo convierte en sede de la Dirección Nacional de Bellas Artes. Se comienzan a organizar allí los Salones Nacionales en varias de sus disciplinas artísticas, hasta que en 1954, el gobierno de la época lo cede para ser utilizado como estudio anexo de la televisión oficial, Canal 7, sin duda era más importante. 

El retorno a un gobierno civil preocupado por otra dimensión de la cultura, devuelve el predio en 1960 que vuelve a funcionar como sala de exposiciones, función que perdura hasta la actualidad.
    En 2004 un decreto del Poder Ejecutivo Nacional declaró a este edificio Monumento Histórico Nacional.
     Como instancia previa al recuerdo de Antonio Sassone, no venía mal hacer conocer a las nuevas generaciones ciertas alternativas que nos impidieron el crecimiento como país.


  
   Pero volvamos a nuestro admirado pintor, escultor, profesor de literatura, de filosofía del arte, poeta, que, como tantos inmigrantes europeos, había llegado a nuestras tierras, procedente de Amendolara, una ciudad de la provincia de Cosenza, Italia, cuando solo tenia 17 años, en 1923. Muy pronto se constituyó en una de las figuras consulares en el mundo de las artes plásticas del Barrio de Boedo. donde había instalado su domicilio A él dedicaremos nuestro recuerdo de hoy. El Profesor Antonio Sassone había nacido un 19 de diciembre de 1906 en Amendolara, Cosenza, Calabria,Italia, arribando aún casi niño a Buenos Aires, pero ya con una definida vocación. Fue en este barrio donde comenzó su formación artística. Recién egresado de la Escuela Superior de Bellas Artes "Ernesto de la Cárcova", donde tuvo como maestros, a Alfredo Guido en composición y grabado, Soto Avendaño en escultura y Enrique Prins en filosofía del arte, se vincula con José  González Castillo, quién le encomienda la formación de la cátedra de dibujo de la recientemente creada Peña Pacha Camac

Corría el año 1932. Entre sus alumnos se destacaron luego, entre otros, escultores como Sepuccio Tidone, que llegó a obtener el máximo lauro nacional y el pintor Luis Dottori. Compartió emociones con Eolo Pons, Vicente Roselli e infinidad de artistas plásticos que se acercaban a la Peña. También con el escultor Stephan Erzia “El Rodin ruso” como le llamaban, de quién modeló su imagen años más tarde. Domiciliado en Boedo 311, instaló posteriormente su taller-estudio en el barrio de Flores, en la calle Lautaro 1623, que hasta hace poco tiempo conservaron sus descendientes.
     Sassone se destacó no solo como escultor, actividad en la cual alcanzó las más importantes recompensas otorgadas en salones argentinos y no pocas distinciones internacionales, sino que fue también pintor, escritor y poeta, "al modo de ser de los Grandes Maestros del Renacimiento", escribiría en 1978 uno importante crítico de arte italiano.
Reseñar su currículo es imposible en el reducido espacio de esta nota. A la suma de distinciones nacionales, se agregan las que obtuvo durante sus viajes a otros países y en especial a Italia, que incluyen -además- el "Laurel de Oro y Corona de Laurel de Oro internacional en poesía y el Premio "Marco Aurelio" "por su prodigiosa actividad artística. Como profesor dictó: Historia del Arte, Anatomía Artística, Morfología, Escultura, Dibujo y Composición. Publicó tres libros de poesías y un libro didáctico "Ciencia y Técnica en las Artes Plásticas"


Sus obras figuran en importantes museos del mundo y en decenas de colecciones privadas. 


    Tuvo el honor de representar a la Argentina en la Bienal Internacional de Venecia en 1952, en la Conferencia Internacional de Barcelona en 1956 y en el Organismo Internacional de Cuba en 1953 Mención especial merece su Monumento al General San Martín, otorgado por concurso por la Municipalidad de Quilmes y que, una vez entregado, durmió por mucho tiempo en un corralón municipal, evitándose su inauguración por razones pueriles. 



Afortunadamente el tiempo suele ser el mejor justiciero y hoy la imponente obra enorgullece al vecindario de Quilmes, en cuya plaza principal se erige. Antonio Sassone murió en Buenos Aires el 18 de octubre de 1983. 
    Pero si Buenos Aires aún le debe un homenaje, que muchas otras figuras de menor jerarquía intelectual y artística recibieron, fueros “sus paisanos” de Amendolara, conjuntamente con el imponderable esfuerzo de su hija –Estrella y el apoyo del Intendente de la Ciudad de Quilmes (cuyo alcance desconocemos), quienes en su pueblo, su ciudad natal, al cumplirse los 80 años de su nacimiento, lograron la hazaña de efectuar una muestra retrospectiva con  nada menos que 73 obras, esculturas, murales y oleos del Maestro pudieron embarcarse en Buenos Aires con destino a Amendolara donde el 31 de mayo de 2003 se inauguró en el Museo Nacional de Arqueología de la ciudad la exposición que debió haber estada montada en Buenos aires.





    “Estamos viviendo un momento histórico, dijo el Alcalde Mario Melfi. La exposición fue curada por un comité técnico científico de excepción .
    Tenemos en nuestro corazón la seguridad que no pasará mucho tiempo sin que Buenos Aires, la República Argentina, puedan admirar en toda su grandeza la obra artística, de este Maestro Y también conocer de su obra literaria, humanista y educadora.






   Desde aquí, nuestro saludo, nuestro cariño y nuestro respeto a su hija Estrella a quien tuvimos el gusto de conocer en Buenos Aires, que nos abrió las puertas de su casa para mostrarnos los tesoros allí guardados y que lamentablemente, en esos días, no pudo escapar tampoco a la ola de inseguridad e impunidad que ofrece como triste souvenir nuestro querido Buenos Aires.



Aníbal Lomba
Boedo, Buenos Aires, 16 de enero de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada